Seccion - Categoria - Articulo Actual

El asesinato del sindicalista Luciano Romero es un crimen de lesa humanidad

El crimen perpetrado en 2005 por el paramilitar Hever Ovidio Neira Bello contra el dirigente sindical Luciano Enrique Romero Molina fue declarado crimen de lesa humanidad por el Juzgado Cincuenta y Seis Penal del Circuito Programa O.I.T. el 31 de marzo de 2014. El trabajador fue sometido y luego asesinado por miembros del grupo armado “frente Mártires del Valle de Upar”, del Bloque Norte de las Autodefensas y su cuerpo sin vida fue encontrado con 50 heridas abiertas.

Si bien Neira Bello, el autor material del asesinato ya se encuentra en poder de la justicia, el sindicato Sinaltrainal asegura que hay responsabilidad intelectual por parte de la empresa CICOLAC – Nestlé, acusada de persecución política y laboral y del despido unilateral de varios de sus operarios, entre los cuales estaba Romero Molina, y acusada también de impedir y obstaculizar con amenazas, despidos y atropellos, la organización de los trabajadores.

A los actos de persecución y discriminación contra la lucha sindical por parte de la empresa se suma el hecho de que, a partir de 1999, a Valledupar llegaron grupos paramilitares que querían asumir el control territorial. Estos grupos son los responsables de amenazas y homicidios, entre ellos, el de Luciano Romero.

El Presidente del Comité de Solidaridad de Presos Políticos asegura que “durante la negociación del pliego de peticiones con la empresa CICOLAC – Nestlé, los trabajadores fueron intimidados por personas sospechosas que asistían a la empresa y arremetían en contra de aquellos, al parecer, para evitar que ejercieran libremente su actividad sindical”. Por otro lado, pese a que el desmovilizado jefe paramilitar Salvatore Mancuso afirmó que a las cooperativas lecheras (entre ellas CICOLAC) se les cobraba dinero para financiar al grupo armado, el proceso contra dichas empresas no ha sido iniciado.

Consulte más información aquí

Vea un documental al respecto del caso de Luciano Romero